¿Por qué medir sus niveles de vitamina D es más importante que una mamografía?

RSS
¿Por qué medir sus niveles de vitamina D es más importante que una mamografía?

Por el Dr. Mercola

Octubre es el mes de concientización sobre el cáncer de mama y aunado a él las diversas campañas de concientización difunden los exhortos anuales bajo la insignia de un listón rosa. El Día Nacional de la Mamografía se celebra el tercer viernes de octubre, el cual este año corresponde al 19 de octubre.

Lo más probable es que ya haya sido bombardeado con recordatorios de que las mamografías pueden salvar muchas vidas. Por desgracia, se pondrán en marcha pocas medidas para instruir a las mujeres sobre la prevención. La detección del cáncer no tiene relación alguna con la prevención, pues si se llega a tal punto, ya es demasiado tarde.

Las mamografías también conllevan graves riesgos y ninguno se aborda en las habituales campañas de concientización sobre el cáncer de mama. Cabe señalar que optimizar la vitamina D podría erradicar una gran parte de los cánceres de mama, sin embargo, esta información básica se ignora por completo.

Optimizar la vitamina D podría erradicar una gran parte de los casos de cáncer de mama

En líneas generales, las investigaciones han demostrado que una vez que alcanza un nivel mínimo de vitamina D en suero de 40 nanogramos por mililitro (ng/mL), su riesgo de cáncer disminuye en un 67 %, en comparación con tener un nivel de 20 ng/mL o menor.

Asimismo, las investigaciones han demostrado que la mayoría de los tipos de cáncer se desarrollan en personas cuyo nivel de vitamina D oscila entre los 10 y 40 ng/mL, y se ha identificado que el nivel óptimo para protegerse contra la enfermedad oscila entre los 60 y 80 ng/mL.

La vitamina D también aumenta sus posibilidades de sobrevivir al cáncer en caso de que lo contraiga y la evidencia sugiere que agregar vitamina D al tratamiento convencional para el cáncer puede aumentar su efectividad.

De igual forma, diversos estudios han demostrado que los niveles más altos de vitamina D protegen particularmente contra el cáncer de mama.

Cabe señalar que un estudio realizado en 2005 demostró que las mujeres con niveles de vitamina D superior a los 60 ng/mL tienen un riesgo 83 % menor de desarrollar cáncer de mama en comparación con aquellas cuyo nivel era inferior a los 20 ng/mL, y en lo personal no se me ocurre otra estrategia que pueda reducir de esta manera su riesgo. Y desde luego las mamografías no lo pueden hacer.

Hace poco, un análisis combinado de 2 ensayos aleatorios ─publicado en junio de 2018─ y un estudio prospectivo de cohortes llegaron a una conclusión casi idéntica. El objetivo fue evaluar si tener un nivel de vitamina D superior a los 40 ng/mL conllevaba algún beneficio, ya que la mayoría de los estudios no han acometido sus análisis en estos niveles más elevados.

De hecho, las mujeres que tenían niveles de vitamina D a partir de los 60 ng/ mL tuvieron una tasa 82 % menor de incidencia de cáncer de mama, en comparación con aquellas cuyos niveles fueron de 20 ng/mL o menores, lo que supone una réplica de los resultados obtenidos en 2005.

Los datos del estudio combinado se analizaron de 3 maneras distintas.

En primer lugar, las tasas de incidencia se compararon en función de los niveles de vitamina D que oscilaron entre los 20 y 60 ng/ mL. Después, se realizó el análisis estadístico con el estimador de Kaplan-Meier (K-M). Y más tarde, se utilizó la regresión de Cox con el fin de examinar el vínculo entre los diversos niveles de vitamina D y el riesgo de cáncer de mama. De acuerdo con los autores:

"Los resultados fueron similares en los 3 análisis. En una primera instancia, cuando comparábamos las tasas de incidencia de cáncer de mama, hubo una incidencia 82 % menor en el caso de las mujeres cuyas concentraciones de 25(OH)D fueron mayores a 60 frente a las que fueron menores a 20 ng/mL.

Después, los resultados del estimador de Kaplan-Meier (K-M) para concentraciones menores a 20, de 20 a 39, de 40 a 59 y mayores a 60 ng/mL fueron significativamente diferentes, pues la mayor proporción sin cáncer de mama fue el grupo con concentraciones mayores a 60 ng/mL (99.3 %) y la menor proporción fue el grupo con concentraciones menores a 20 ng/mL (96.8 %).

La proporción con cáncer de mama fue 78 % menor para los niveles superiores a 60, en comparación con aquellos menores a 20 ng/mL.

Más tarde y tras efectuar los ajustes por edad, IMC, estado de tabaquismo, consumo de suplemente de calcio y estudio de origen, la regresión de Cox reveló que las mujeres con concentraciones de 25(OH)D mayores a 60 ng/mL tenían un riesgo 80 % menor de cáncer de mama, en comparación con aquellas cuyas concentraciones eran menores a 20 ng/mL...

Asimismo, las concentraciones más altas de 25(OH)D se correlacionaron con una disminución en la relación dosis-respuesta en el riesgo de dicha enfermedad, siendo las concentraciones mayores a 60 ng/mL las más protectoras".

 

Fuente:

 ¿Por qué medir sus niveles de vitamina D es más importante que una mamografía?

Publicación Anterior Siguiente Publicación

  • OEL Redes